Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Artículos de opinión y réplica
Artículos y estudios de investigacion
Catálogos y publicaciones
Exposiones Internacionales
Exposiones Nacionales
Sin categoría
Un nuevo falso en la emisión de 1867
DerechoJud-falso1867-Eco0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Fernando Cabello publicó en El Eco Filatélico y Numismático en el mes de diciembre de 2009 sobre un nuevo tipo de falso postal en la emisión de 1867 de derecho judicial de Cuba.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del articulo.

DerechoJud-falso1867-Eco

Suele ser normal que en los trabajos de investigación se dé alguna laguna, más aún si cabe, cuando el tema no ha sido tratado por nadie con anterioridad y del cual se ignora casi todo. La aparición de nuevos datos o material inédito, hace conveniente y necesario una recapitulación de todo lo publicado hasta el momento. Comprobar si el nuevo dato se ajusta cronológicamente y armoniza en el contesto general, es importante. De ser este el caso, ello significa que la metodología de la investigación ha sido correcta y la estructura es sólida y no presenta fisuras.

Todo lo anterior guarda relación con el hecho de que con posterioridad a la publicación de “Las emisiones de sellos de Derecho Judicial usados en Cuba, 1864-1870″ se ha detectado un nuevo tipo de falso de época en la emisión de 1867, en los valores del 2,50 y 25 escudos. El descubrimiento de este nuevo falso, permite afianzar más la teoría del autor(es) de que las autoridades conocían el fraude y sabían que detalles del diseño, delataban los sellos falsos. Desde un principio toda la investigación se basó en dicho supuesto; que las autoridades sabían en mayor o menor medida el fraude que se llevaba a cabo y a su vez los defraudadores eran conocedores de que sus actividades no pasaban desapercibidas.

Con los nuevos datos podremos ver cómo se desarrolló la secuencia de las sucesivas falsificaciones en el transcurso de 1867.

Como ya sabemos, en 1867 los falsificadores aprovecharon el mismo diseño que habían utilizado en 1866, de él eliminaron únicamente la última cifra “6″ de “1866″, sustituyéndola por un “7″ para adecuar la cifra del año a la vigencia de la emisión. Los resultados de dicho retoque fueron muy mediocres, la cifra “7″ incorporada en cada sello no guardaba ningún parecido con la de los genuinos, además, al retocar directamente cada cifra éstas acabaron siendo todas ellas diferentes. En cuanto a la calidad de impresión se refiere, fue también muy deficiente, todo el conjunto del sello falso denota falta de definición en los detalles y de aspecto general empastado. Ello facilitó, seguramente, que los responsables de verificar la legitimidad de los sellos los detectaran a simple vista como falsos, evitando con ello que se siguiesen vendiendo y distribuyendo. Esos hechos obligaron necesariamente a los falsificadores a mejorar el acabado final de sus especimenes, lo que explicaría que en agosto ya se conozcan documentos con sellos falsos confeccionados con una 2ª piedra litográfica, el tipo II.

En esta 2ª piedra se siguió utilizando igualmente el mismo diseño de 1866, aunque confeccionada con nuevos prototipos sacados directamente del diseño matriz, evitando así los fallos de transferencia, esos se dieron pero no afectaron la claridad general de la imagen. Tenemos por tanto unos sellos falsos, los del tipo II con un aceptable acabado, pero que no dejaban de tener un diseño que ya conocían los responsables de inspeccionar los sellos de los documentos “VISITA GENERAL DE EFECTOS TIMBRADOS” y los podían detectar como fraudulentos.

El error de trasferido que se produjo en el tipo II, en lo que concierne al palo central de la “E” de CENT. en uno de cada dos sellos, podía pasar inadvertido, pero el diseño del nervio de la hoja y el acabado del asiento eran demasiado evidentes para que pudieran seguir usándose los sellos falsos con este diseño.

En el mes de octubre se constata la aparición de falsos confeccionados con una 3ª piedra litográfica, el tipo III, sin que ello suponga que se imprimieran entonces. En esta ocasión se realizó un nuevo prototipo, en el que se subsanaron los errores del nervio de la hoja y el acabado del asiento. El tamaño del sello también varió, siendo en este caso de 18 X 22mm.

Durante los últimos meses de 1867, este nuevo diseño consiguió pasar inadvertido y superar los controles que ejercían las autoridades, ya que el mismo sirvió para confeccionar los falsos del año siguiente 1868. Para ello los falsificadores siguieron con su sistema habitual, que consistía en cambiar las cifras del año de emisión, y en este caso también retocaron el cartucho del valor ya que, como se puede observar, éste no está bien centrado horizontalmente.

Curiosamente, el diseño del que estamos tratando tiene un error que lo delata a simple vista y que se siguió dando en la emisión de 1868 sin que se subsanara ¡Le falta el punto tras JUDICIAL! El hallazgo de este nuevo falso nos permite intuir cómo reaccionaban y actuaban los implicados en el fraude. Ante cualquier obstáculo que impidiese seguir distribuyendo y vendiendo sus copias fraudulentas, no tenían inconveniente en retocar el diseño o hacer uno nuevo si convenía, eran conocedores, asimismo, de que parte del diseño los había delatado. Este nuevo falso usado a finales de año, es buena prueba de ello.

 


Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están permitidos.