Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Artículos de opinión y réplica
Artículos y estudios de investigacion
Catálogos y publicaciones
Exposiones Internacionales
Exposiones Nacionales
Sin categoría
Un anónimo del siglo XIX
UAP-anonimo0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de junio de 2015 a propósito de una carta anónima.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-anonimo1-RF

UAP-anonimo2-RF

 

 

“Gran persona debió de ser el primero que llamó pecado mortal a la pereza. Nosotros, que ya en uno de nuestros artículos anteriores estuvimos más serios de lo que nunca nos habíamos propuesto, no entraremos ahora en largas y profundas investigaciones acerca de la historia de este pecado, por más que conozcamos que hay pecados que pican en historia, y que la historia de los pecados sería un tanto cuanto divertida.”

Mariano José de Larra (“El Pobrecito Hablador”)

 

Estas fueron las palabras que Larra dedicó en su ensayo que hoy se encarna en nuestro célebre “Vuelva usted mañana”. Un artículo que ilustra el descuido en hacer lo que se debe y esa crítica a la negligencia. Curiosamente pervive un ejemplo coetáneo (el artículo fue escrito en enero de 1833) en un anónimo fechado en Santander el 5 de septiembre de 1834 dirigido al Don Buenaventura Larreta y Azelain en el Archivo de la contaduría general de propios en Madrid y varias veces reexpedida por no conocerse o dar razón.

El interior de la carta está fechada y presenta un escaso texto rubricado, en rima, que dice así:

“En tu tierra Perezoso,

En la no tuya también;

Y en la mía no digamos.

Maldito seas amen.”

 

Desgraciadamente no podremos saber el motivo de esas palabras, ni si eran merecidas, ni si las motivó el mismo artículo de Larra, ni si finalmente llegaron a su destinatario…

Lo que sí podemos constatar es que alguien guardó este anónimo, con aspecto de carta prefilatelica vulgar -y muy reexpedida- aunque realmente se trata del primer caso que conocemos de una carta ofensiva sin firma, un anónimo del s. XIX

 


Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están permitidos.