Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Artículos de opinión y réplica
Artículos y estudios de investigacion
Catálogos y publicaciones
Exposiones Internacionales
Exposiones Nacionales
Sin categoría
Bonito, lujo, raro y otros adjetivos…
marzo 20, 2016
0
marron 700

Bonito, lujo, raro y otros adjetivos…

El vocablo empleado en el coleccionismo filatélico, es prolífero en adjetivos. Dichos adjetivos suelen ser utilizados para ponderar las piezas coleccionables, trátese de sello o de cualquier tipo de documento.

Los casos que nos ceñiremos seguidamente, serán los de lujo y rareza.

El «LUJO» lo podemos considerar como:

1. m. Demasía en el adorno, en la pompa y en el regalo.

2. m. Abundancia de cosas no necesarias.

3. m. Todo aquello que supera los medios normales de alguien para conseguirlo.

Estas son las acepciones de la RAE (Real Academia Española).

Así y todo, se puede «rizar el rizo» con la expresión:

Lujo asiático.

1. m. lujo extremado.

          Independientemente de la percepción personal que tenga cada uno del concepto lujo, hay aspectos del mismo que son indiscutibles y que se basan en apreciaciones objetivas que subrayan la excelencia.

Para ilustrarlo describiremos la siguiente pieza:

falso-marron-fp

.        Envuelta completa con texto, carta fechada en La Habana el 15 de febrero de 1887 y dirigida a la metrópoli. Franqueada con sello de 10 cts. emitido en 1884 (Edifil 102) y que corresponde a un porte sencillo (hasta 15 gr.). Sello inutilizado con anulador mudo, parecido al que cataloga Abreu con el núm. 208.

       Hecha la descripción, analicemos la pieza: Lo primero que llama la atención es su estética y la limpieza del papel. Nada que ver, con la mayoría del material procedente de los archivos de la isla. Estos se caracterizan por haber sufrido los rigores del clima tropical; papeles con manchas o tropicalizados y en ocasiones con perforaciones de insectos, etc.

En cuanto al sello está bien centrado, el anulador completo y se aprecian los detalles.

marron 700

Observando el conjunto se puede considerar una envuelta de lujo.

         Ahondando se puede comprobar que no estamos ante una pieza común, al tratarse de una envuelta con sello FALSO DE EPOCA. En el catálogo EDIFIL viene referenciado con el núm. 102F y no le asigna precio si va adherido a envuelta o sobre. Es lógica la omisión, en esta condición solo se conocen dos o tres ejemplares.

       En el coleccionismo filatélico son incontables las rarezas que existen, algunas catalogadas, otras se han dado a conocer en artículos o vienen referenciadas en obras de literatura filatélica, pero las hay que permanecen inéditas, en espera de que algún coleccionista las descubra y las de a conocer.

       Seis son las acepciones que recoge la RAE del adjetivo «RARO», de ellas escogeremos dos, que son las que se adaptan mejor para nuestro propósito:

2. adj. Extraordinario, poco común o frecuente.

3. adj. Escaso en su clase o especie.

         Aunque las definiciones de las acepciones son claras, dejan de serlo cuando se quieren aplicar literalmente al coleccionismo filatélico, por múltiples razones, entre ellas, podríamos citar el aspecto crematístico y el de la oferta y la demanda. Es meridianamente sabido que no se cotiza igual un sello de DOS REALES de la emisión de 1851 (del cual se conocen un centenar largo de ejemplares) que una marca o matasellos único conocido. También resulta complicado el valorar un tipo determinado de sello, del cual se conocen cinco ejemplares y que solo lo demandan tres coleccionistas (los realmente interesados y que están dispuestos a pagar lo que sea por conseguirlos). A efecto práctico sobran dos, lo que los convierte en piezas sin demanda y de un valor relativo, por raros que puedan ser.

Ilustraremos con el siguiente ejemplo lo que puede ser una rareza:

falso azul 800 .        Envuelta completa con texto y con marca comercial. Carta fechada en La Habana el 5 de marzo de 1888 y dirigida a la metrópoli. Franqueada con sello de 10 cts. emitido en 1888 (Edifil 103) y que corresponde a un porte sencillo (hasta 15 gr.). Sello inutilizado con fechador ilegible.

.        Tras la descripción, repasemos la pieza: Lo primero que se percibe es la escasa calidad de la misma, exceptuando la marca comercial, el resto deja mucho que desear; sello descentrado, fechador emborronado, etc.

azul 700 .        No obstante, en ocasiones las cosas no son lo que aparentan ser a primera vista. Si observamos el sello se puede comprobar que es FALSO DE EPOCA, concretamente el que cataloga EDIFIL con el núm. 103F. Sello raro, del que se conocen una docena de ejemplares sueltos. En dicho catálogo se omite su valoración si va adherido a envuelta o sobre, al ser desconocida su existencia en esta condición, hasta ahora.

       Además de lo dicho y por tratarse de una envuelta completa (con texto) nos aporta valiosa información a nivel histórico y filatélico. Por ella sabemos que, dos meses después de ponerse en circulación el sello legítimo, este ya había sido falsificado y que circuló sin problemas.

        Expuesto todo lo anterior, se puede tener la certeza de que estamos ante una pieza única y de extraordinaria rareza.

         Evidentemente, las dos envueltas mostradas y que han servido de ejemplos para definir LUJO y RAREZA, son ejemplos llevados al máximo. De por sí, los FALSOS DE EPOCA son raros en general, la proporción con respecto a los legítimos viene a ser de 1:60 hasta 1:100.000, dependiendo del tipo de falso. Lo que les confiere una característica especial su coleccionismo. Aun así, se supone clarificadas las definiciones de LUJO y RAREZA, aplicadas a la filatelia.

Fernando Cabello Borràs
Socio de ACIF

Antillas. Falsos postales de 1871
FalsosAntillas1871-50c

Reproducimos el artículo (en español e inglés) que nuestro socio Fernando Cabello publicó en la Revista de Filatelia Cubana en el número de Enero-Marzo de 2015, sobre los falsos postales de la emisión de Antillas de 1871.

(*)Para facilitar el uso de los traductores, al final de las imágenes reproducimos el texto en español.

 

FalsosAntillas1871-1

FalsosAntillas1871-2

FalsosAntillas1871-3

FalsosAntillas1871-4

En el año 1871, se pone en circulación una nueva emisión de sellos para los territorios españoles de las Antillas (Mar Caribe). Dicha emisión constaba de cuatro valores, que representaban las tarifas postales de la época, el 12 céntimos (Edifil 25 de Cuba; Scott 50), cuyo uso quedó restringido al correo local de La Habana, y valores de 25 y 50 céntimos y de 1 peseta (Edifil 22, 23 y 24 de Antillas; Scott 50-53) que circularon en Cuba y Puerto Rico indistintamente.

Hay datos curiosos y dignos de tener en cuenta en esta emisión. El primero de ellos es que los valores están expresados en pesetas o fracciones de esta, en céntimos, la nueva unidad monetaria. El segundo es la alegoría representada en el sello, inspirada posiblemente del antiguo símbolo de la Bética, que ya reflejaron los romanos en sus monedas en honor al emperador Adriano.

Estudiando ambos datos no cabe duda que se adelantó la Perla Antillana (Cuba) a la metrópoli, ya que habría que esperar a la emisión del nuevo Rey de España, Amadeo I de Saboya del año 1872, para ver reflejada en los sellos la nueva moneda nacional, la Peseta.

Referente al diseño del sello se rompe la norma habitual empleada hasta entonces, de utilizar para las colonias el mismo grabado que se utilizaba en los sellos de España, cambiando únicamente los colores y los cartuchos superior e inferior del mismo, en el superior se sustituían las palabras “CORREOS” o “COMUNICACIONES” por la de “ULTRAMAR” y en el inferior los valores de las tarifas postales vigentes en las colonias. No fue hasta la proclamación de la I República en 1873, cuando se pudo ver dicha alegoría en los sellos de España.

El porqué se utilizó dicho diseño primero en las colonias y posteriormente en España, es algo que no se sabe con certeza, posiblemente la proclamación de Amadeo I como rey de España, tuvo mucho que ver en el aplazamiento y posterior utilización del diseño realizado por Eugenio Juliá, representado por una dama sentada y con una rama de olivo en la mano, este tiene más connotación de un régimen republicano que de monárquico.

De los cuatro valores de que consta la serie, dos se falsificaron para uso postal, el 25 céntimos ultramar y el 50 céntimos verde (Edifil 22 y 23 de Antillas). El de 25 céntimos es un sello muy raro. Sin embargo, el falso postal del sello de 50 céntimos en color verde es frecuente encontrarlo en nuevo, pero es raro su uso postal.

Este falso postal es un diseño bastante bien ejecutado y se imprimió en litografía, siendo la impresión esmerada si la comparamos con anteriores falsificaciones, y el diseño y tono de tinta empleada en la misma, le dan un aspecto aceptable para el ojo profano. El porqué existen dos tipos de este falso postal no se acaba de comprender, ya que su utilización para defraudar al correo fue bastante limitada si tenemos en cuenta los pocos ejemplares conocidos usados para este fin. Cabe la posibilidad de que los falsificadores tuvieran la intención de aprovechar el canje de la emisión, o sea cambiar su falsificación por los sellos legítimos del año 1873, al desmonetizarse los de 1871.

Tanto el tipo I como el tipo II no muestran señales de desgaste ni deterioros dignos de mención, aunque hay por supuesto pequeños defectos propios de la impresión litográfica. Es posible pensar que la primera piedra litografía (Falso Tipo I) fue retocada por los falsificadores, precisamente por el defecto constante que se aprecia en ella, que se produjo con toda seguridad al realizar la opreación de copiado de un sello auténtico de las primeras tiradas, en que se aprecia un deterioro de la línea del cartucho del valor encima de la cifra 5. El color de los falsos Tipo I coincide con las primeras tiradas de los sellos genuinos que es de un color verde amarillento.

Tres características diferencian estos falsos postales de los sellos auténticos:

1. Las cuatro barras del escudo que representa el reino de Aragón son más cortas en el falso que en el auténtico.

2. La puerta de la torre en el escudo que representa a Castilla esta situada a la izquierda en el falso, mientras que en el auténtico está en el centro.

3. La palabra PESETA del cartucho del valor no es uniforme en el falso.

Como conclusión final se puede decir que los dos tipos son exactamente iguales en el diseño con la salvedad de la rotura del cartucho del valor y en el color de la tinta empleada. Como ya indicamos, cabe pensar que los falsificadores percatados del fallo retocaron la piedra litográfica para enmendar el error.

El fechador “Baeza” de Bayamo (Cuba)
Bayamo1854

Este artículo de Josep Mª Vila ha sido posteriormente publicado en el numero de octubre-diciembre de 2015 de “Journal of Cuban Philately” “Revista de Filatelia Cubana” en español e inglés. Se reproduce al final del artículo original.

******************************************

En los últimos años se han publicado diversos trabajos sobre el uso del fechador “Baeza” en las administraciones de la Isla de Cuba como el de Yamil H.Kouri, jr. en “Los fechadores “Baeza” número 30”, publicado en Academus nº10 (2006), en el que se establece las fechas y colores de uso conocidos de estos fechadores hasta esa fecha.

Kouri remarca que “se estamparon uniformemente en colores rojo y naranja hasta la segunda semana de octubre de 1848 cuando se comenzó a usar el color azul o verde, aunque es imposible diferenciar estos dos últimos”.

En Bayamo se ha catalogado hasta la fecha los siguiente colores:

Rojo: de 1844 a 1847

Azul: de 1849 a 1860

Verde: de 1850 a 1858

Negro: de 1860 a 1861

De 1848 se desconoce el color utilizado por no conocerse ninguna carta de ese año.

Las siguientes cartas, pertenecientes a un pequeño archivo de correspondencia, dirigidas desde Lloret a Bayamo servirán para mostrar la variación de colores, así como completar el color de 1848.

*La primera fecha conocida del fechador “Baeza” en la Isla es del 19 de octubre de 1842 en La Habana. En Bayamo no se utilizó el fechador hasta 1844.

Bayamo1843

Carta de Lloret (12 de diciembre de 1842) a Bayamo. Marca C8º/ CATALUÑA, en rojo, de Calella y porteo de 4 reales de plata de La Habana. En el reverso “Baeza” de La Habana de fecha 7 de febrero de 1843.

*De 1844 a 1847 se conoce estampado en tinta roja, en distintas tonalidades.

Bayamo1847

Carta de Lloret (12 de julio de 1847) a Bayamo. Fechador “Baeza” de Calella, en rojo, del 13 de julio y marca CORREO MARITIMO Nº 1, en azul. En el reverso “Baeza” de Bayamo, en rojo, del 8 de octubre de 1847.

*En 1848, hasta ahora desconocido, se utilizó la tinta roja, como mínimo, hasta finales de junio. El uso de este color la primera mitad de año entraría dentro de la normalidad, ya que como se indicó anteriormente hasta octubre solo se utilizaba el color rojo en la Isla.

Bayamo1848

Carta de Lloret (13 de abril de 1848) a Bayamo. Fechador “Baeza” de Calella, en rojo, del 14 de abril y porteo de 4 reales de La Habana. En el reverso “Baeza” de La Habana y de Bayamo del 23 de junio de 1848.

*Los colores azul y verde, que coinciden en el tiempo, generalmente no se distinguen bien, ya que ademas hay tonos intermedios y colores muy diluidos, como en 1849 y 1850, en que el azul está muy diluido tomando un tono azul-verdoso.

Bayamo1849

Carta de Lloret (11 de junio de 1849) a Bayamo. Fechador “Baeza” de Calella de 12 de junio y marca CORREO MARITIMO Nº 2, en amarillo. En el reverso “Baeza” de Bayamo, azul-verdoso, de 10 de agosto de 1849.

Bayamo1850

Carta de Lloret (11 de julio de 1850) a Bayamo. Fechador “Baeza” de Callela, en rojo, del 12 de julio y porteo de 4 reales de plata. En el reverso “Baeza” de Trinidad, en azul, y de Bayamo, azul-verdoso, del 8 de octubre de 1850.

En la siguiente muestra de fechadores se pueden apreciar las variaciones de color de las tintas utilizadas en Bayamo.

1845, rojo carmín, 1847-48, rojo, 1849-50, azul diluido (azul-verdoso), 1852, azul, 1853, verde, 1855, azul oscuro.

Bayamo8-fechadores

Así mismo se puede comprobar que el fechador es algo distinto a la reproducción que aparece en el catalogo de Prefilatelia Española ya que tiene un punto detrás de la leyenda ISLA DE CUBA que no aparece en la reproducción del catalogo.

Bayamo-fechadores-difer

 

Fechador-Bayamo-1

Fechador-Bayamo-2

Fechador-Bayamo-3

Fechador-Bayamo-4

Los sellos fiscales de Cuba “Habilitados por la Nación”
FiscalesCuba2-HPN-Eco

Reproducimos el artículo que nuestro socio Adolfo “Fito” Sarrias publicó en El Eco Filatélico y Numismático en el mes de octubre de 2014 sobre los sellos fiscales de Cuba, habilitados por la Junta Revolucionaria, tras el derrocamiento de Isabel II, con los cuños “Habilitado por la Nación”.

FiscalesCuba-HPN-Eco

La mayor falsificación del papel sellado de la isla de Cuba
Falso-Cuba-5P-RF0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Adolfo Sarrias publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de septiembre de 2014 sobre una falsificación de papel sellado de Cuba.

Falso-Cuba-RF1Falso-Cuba-RF2Falso-Cuba-RF3