Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Artículos de opinión y réplica
Artículos y estudios de investigacion
Catálogos y publicaciones
Exposiones Internacionales
Exposiones Nacionales
Sin categoría
Rueda de carreta 33 Logroño, retocada
RC33-Eco0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Fernando Cabello publicó en El Eco Filatélico y Numismático en el mes de enero de 2013 sobre la “rueda de carreta” de Logroño

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

RC33-Eco1

RC33-Eco2

Hace cinco años se mostró e hizo pública, la existencia de un modelo desconocido hasta entonces de «rueda de carreta» (RC) 33 Logroño. Quién la dio a conocer fue un conocido comerciante filatélico sevillano, al insertar una imagen de la misma en el hilo «RUEDAS DE CARRETA» del Foro Ágora de Filatelia. Conocer su existencia fue una sorpresa para todos aquellos interesados en la marcofilia española y un acicate para los que coleccionamos NUMERALES.

Costaba creer que no se tuviese ninguna referencia sobre ella en la literatura existente. Transcurrido el tiempo se entiende el porqué; sencillamente, no es un matasellos frecuente y además suele hallarse muy mal estampado, lo que dificulta su detección.

Demostrada su existencia queda la cuestión de cómo denominar y catalogar este nuevo modelo de carreta. Inicialmente se le atribuyó la condición y denominó «rueda de carreta modificada» lo cual evidentemente no se corresponde con la realidad, si nos atenemos a lo que siempre se ha venido considerando rueda de carreta modificada. Las modificadas fueron cuños con diseños originales y en ocasiones complejos (sería el caso de la 41), confeccionados por iniciativa de cada administración, de ahí su disparidad, que poco o nada tenían que ver con los que se distribuyeron a las administraciones en 1858. Lo único que comparten en común, es el número asignado a la administración que pertenecían.

La carreta en cuestión, es un híbrido desde la perspectiva de composición tipográfica, por esta razón confunde al coleccionista con su diseño. En ella coexisten zonas desgastadas, abolladas y rotas, con otras de perfiles definidos. Todo ello solo puede significar una cosa, estamos ante una rueda de carreta modelo de 1858 retocada.

Seguidamente comprobaremos porqué es una carreta retocada.

 

Material de comprobación

La primera RC detectada fue en sello suelto y estaba incompleta.

La segunda en bloque de cuatro con estampación aceptable y perímetro completo. Dicho bloque podía haber formado parte de otro mayor que se ha conocido recientemente.

Avala dicha hipótesis la coincidencia de que Imagen 1 e Imagen 2 todas las RC de ambos bloques, tienen un giro de unos 100 grados aproximadamente, en sentido contrario a las agujas del reloj. Además, también comparten coincidencias en el trepado (dentado). En el vertical el espacio entre el segundo y tercer agujero es menor. Eso significa que se perforaron con la misma sección del peine.

Observando todas las estampaciones de la carreta se llega a una conclusión: Exceptuando la cifra central que tiene los contornos muy definidos, aunque en ocasiones débiles, el resto muestra un desgaste y deterioro propio de muchos años de uso, sería el caso del engrosamiento desmesurado de los cuatro radios entre las dos circunferencias, la exterior está deformada a consecuencia de golpes u otros percances y el espacio que deberían ocupar las cifras pequeñas carece de contorno y es un borrón.

El motivo de toda la operación de retoque habría que buscarlo en el deterioro general sufrido por el cuño a lo lago de los años. La opción de limpiarlo con ácido, disolvente o incluso quemarlo para desprender y limpiar la tinta seca incrustada, debieron descartarla. Al considerar que no resolvía el problema de fondo y este no era otro que el conseguir un cuño con el número de la administración 33 visible.

La solución que se optó parece ser la más rápida y económica, consistía en perforar el espacio central y dejándolo hueco (circunferencia en rojo), para introducir y ajustar cifras tipográficas de plomo o cobre (Imagen 3) de 28 puntosde tipo de letra romana.

Dicha operación se llevó a cabo sin tener en cuenta cuestiones técnicas, ni de estilo gráfico como se puede comprobar con detalle en la imagen 4.

Es evidente que introdujeron y colocaron cifras de idéntico cuerpo, pero de diferente grosor al pertenecer a diferente familia de letra tipográfica, conservaron eso sí, el estilo de los guarismos.

Hay una duda que se podría resolver si aparece en el futuro nuevo material de comparación y es lo concerniente a las veces que se cambiaron las cifras de posición.

Si observamos las imágenes 1 y 2, comprobaremos que la deformación de la circunferencia exterior cambia de posición con respecto a las cifras.

Naturalmente con unas muestras tan exiguas no se puede asegurar nada, aunque no deja de ser un indicio de lo que pudo suceder.

El caso que estamos tratando de la carreta 33 no fue el único, con la 20 de Bilbao se dio algo similar durante la emisión de 1862, tal y como expongo en la publicación «MATASELLOS NUMERALES» pág. 60 y 72 «En la Administración de Logroño, se llevó a cabo un retoque en el cuño de la RC al igual que había sucedido en Bilbao durante la emisión de 1862, dicho retoque consistió en sustituir la cifra central por otra, de diferente familia tipográfica.»

Fernando Cabello Borras

___________________________________________________

1 imp. 12 puntos =1 Cícero = 0,376 mm.
Nota: Las imágenes del presente artículo pertenecen el hilo «RUEDAS DE CARRETA» del Foro Ágora de Filatelia y al autor.

 

 


Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están permitidos.