Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Artículos de opinión y réplica
Artículos y estudios de investigacion
Catálogos y publicaciones
Exposiones Internacionales
Exposiones Nacionales
Sin categoría
Parejas erróneas
UAP-Parejas erroneas-RF0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de abril de 2016 sobre unas cartas certificadas de Francia enviadas erróneamente a Labajos (Segovia) en vez de La Vajol (Gerona).

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-Parejas erroneas-RF

Evidentemente es necesario dar las indicaciones precisas al correo para el buen arribo del mensaje. En alguna ocasión por no ser muy explícitos en el destino se incurre en errores de envío en los que sus reexpediciones resultan más que interesantes. Veamos un par de ejemplos de dos cartas certificadas circuladas el mismo día (14 de septiembre de 1897) desde el Juzgado de Primera Instancia de la localidad francesa de Ceret dirigidas a “Labajol (España)” (sic.). En el frente, además del franqueo de 50 cts. de franco, obliterado con fechador de salida que se repite en el frente, ostentan la etiqueta “DESCONOCIDO. INCONNU” probablemente aplicada en Barcelona y la marca francesa “RETOUR A L’ENVOYEUR” recuadrada en negro (Figuras. 1 y 2).

Al dorso (Figuras. 3 y 4), marcas de la estafeta de cambio de Barcelona del día 16 de septiembre y “AMBULANTE ASCENDENTE-II-NORTE-8-” y “AMBULANTE DESCENDENTE-I-NORTE-3-”, de fecha ambas, del 22 de septiembre de 1897 y marca de cartería “SEGOVIA/ LABAJOS” en tinta de escribir. También manuscrito en su dorso “se ignora el destinatario” y sendas marcas de Perpiñán y Ceret en devolución.

Tal circunstancia evidencia un error de lectura al confundir La Vajol, pequeña villa situada en el norte de Cataluña cercana a Figueras, con la villa segoviana de Labajos. No sabemos el contenido de los fajines judiciales, pues hasta la fecha han permanecido sellados y así preservado su mensaje. Resulta bien curioso que más de 100 años después estas piezas aún se mantengan en esta condición y no haya quien hallándolas sintiera curiosidad por abrirlas. Así pues, a la incógnita del contenido, hay que añadir la incertidumbre de la llegada.

Podemos agradecer al funcionario judicial que no indicó “Ampurdán” ó “Cataluña” en los envíos esta curiosidad y su gran profusión de marcas.


Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están permitidos.