Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Catálogos
Estudios
EXFILNA 2013 León
EXFILNA 2014 Torremolinos · Palmárés
EXFILNA 2015 Avilés
EXFILNA 2016 ZARAGOZA
Expo. Internacionales
Expo. Nacionales
Expo. Regionales
Exposiciones
NY2016 (Expo. Mundial Nueva York)
Sin categoría
VIII EXFILCAT Sant Feliu de Guíxols
Sin matasellar también valen
mayo 24, 2017
0
UAP-SinMatasellar0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de enero de 2016 sobre una carta franqueada y no matasellada de 1850.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-SinMatasellar1-RF

Los matasellos sobre el seis cuartos de 1850 sin duda son lo más apreciado y destacable de su coleccionismo. La profusión de marcas y usos antes del matasellos general conocido por “araña” (27 febrero) así lo atestiguan. Sin embargo, hoy presentamos una carta que pese a llevar un sello de seis cuartos de 1850 y no estar matasellado, resulta igualmente de interés (figura. 1). La carta está fechada en Vélez Rubio el 25 de enero de 1850. Inicialmente en la misma cara de la cuartilla (figura. 3) se sobrescribió la dirección. Al emborronarse algunas letras de la palabra “Barcelona”, el sello que se ubicaba en la parte superior fue arrancado (figura. 2) y al no haber más superficie en esa cara, se usó la posterior en la que se volvió a franquear el mismo sello y dirección. (figura. 4)

La administración de Vélez Rubio no reparó en obliterar el sello y llegó este, con la única mácula de haber sido arrancado, a su destino. En Barcelona le aplicaron el sobreporte de “6.ms.” en rojo y tampoco advirtieron que no estaba anulado. Incluso en el dorso figura su llegada el día 30 de enero a la capital catalana.

El descuido de un Nobel
abril 22, 2017
0
UAP-Descuido-Nobel0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de diciembre de 2015 sobre una curiosa tarjeta postal del Nobel José Echegaray.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-Descuido-Nobel-RF

Hará un tiempo llegó a nuestras manos una curiosa tarjeta postal circulada en 1902 de Madrid a Valencia dirigida a una señorita cuya dirección se borró a posteriori (Fig.1). Acaso por no querer sus sucesores que su apellido se mercadeara por ahí aunque su ilustre remitente, en cualquier caso, le honraría. La misma tarjeta postal reproduce en el lado vista una fotografía del despacho del intelectual José Echegaray (1832-1916), ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, matemático, dramaturgo y político español; apoltronado en su silla con un perrito muy animoso que hasta sale movido en la instantánea(Fig.2). El franqueo de 10 céntimos con su precioso fechador (recientemente catalogado por J.Sitjá DC-00-2) que respeta la dedicatoria que reza “Responde niña querida/ ábreme por Dios tu puerta/ que no hallé ninguna abierta/ en todas las de la vida”. Fragmento del poema “Manantial que no se agota” autógrafo y propio del mismo Echegaray (Fig.3). Curiosamente, en la segunda línea se aprecia “hábreme” (¡!!!!) con la “h” tachada circunstancia extraordinaria en un futuro premio Nobel de Literatura (dos años después de este autógrafo) que perfectamente lo pudo haber obtenido también por otras disciplinas. ¿Acaso una licencia ortográfica del mejor matemático español o bien, un ligero desliz que rectificó al instante? En cualquier caso, un ejemplo de la frescura y curiosidad que nos pueden ofrecer las tarjetas dedicadas.

Cartas dentro de cartas y el asegurarse su conducción
marzo 26, 2017
0
UAP-cartas-dentro-cartas0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de noviembre de 2015 sobre encaminadores y la agrupación de cartas bajo una misma cubierta.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-cartas-dentro-cartas1-RF

EN ESTA OCASIÓN, presentamos un curioso sobrescrito dirigido a Don Ignacio Pérez de Soto en Madrid (figura. 1), con fechador en azul de La Habana y circulada por la fragata “Flora”. También ostenta un porteo altísimo en manuscrito de “22″ reales. Al dorso (figura. 2) hay la pista que justifica tal peso. La marca del encaminador Carballo que reza lo siguiente “Habana noviembre 24 1848/ Dirigido por S.S.S./L.Carballo”. Del interior ha desaparecido la carta con origen en La Habana pero aún se conserva una (figura. 3) de cuantos duplicados contenía esta cubierta dirigida al mismo destinatario fechada en Méjico el 14 de octubre de 1848.

Esta forma de dirigir la correspondencia aprovechando cubiertas y sirviéndose de encaminadores fue una práctica bastante habitual en el correo marítimo español sobre todo por ahorro y seguridad en la conducción. Su estudio no ha sido hasta la fecha muy preciso ni acertado. Solo algunas referencias aparecen en los escasos catálogos genéricos de encaminadores. Afortunadamente, en fechas próximas, Adolfo Sarrías publicará una interesante obra en ese sentido. Resultaba muy necesaria la catalogación y conocimiento de los agentes encaminadores e incluso la historia de sus casas comerciales, pues es un enfoque novedoso que aún no había visto la luz y supone una faceta más de nuestra historia postal.

Falsos de época del valor 1 real de giro de la primera emisión
febrero 28, 2017
0
Giro-falso-RF0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Fernando Cabello publicó en RF-Revista de Filatelia en el mes de noviembre de 2015 sobre las falsificaciones del sello de Giro.

Artículo anterior del autor sobre la falsificación de este sello: http://www.acif.org.es/el-sello-de-giro-y-su-falsificacion/ 

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

Giro-falso-RF1

Giro-falso-RF2

Giro-falso-RF3

EL COLECCIONISMO DE TIMBRES DEL ESTADO tiene una modalidad muy interesante y esta no es otra que el estudio de las falsificaciones de época, durante el siglo XIX. Dichas falsificaciones constituyeron un fenómeno endémico en nuestro país, al falsificarse todo tipo de timbres. Lo fueron los del servicio para correos, telégrafos, giro, móviles, pólizas, etc. Los falsificadores ni siquiera desdeñaron falsificar el papel timbrado. La actividad fraudulenta de falsificar reportaba pingües beneficios a los delincuentes, de ahí la prolifera producción llevada a cabo por los falsificadores.

A día de hoy están catalogados, o se conocen, dos centenares y medio aproximadamente de tipos distintos, en lo que concierne a la península (España). Si a dicha cantidad se le suman los ochenta aproximadamente catalogados o conocidos que se usaron en Cuba y Filipinas, la cantidad de falsificaciones en el reino de España y territorios de ultramar es abrumadora. Aunque cueste creerlo, se siguen detectando nuevos tipos o aspectos inéditos de los mismos.

Coleccionar «FALSOS DE ÉPOCA» es minoritario entre los coleccionistas filatelicos por innumerables razones. Si ya de por sí, es complicado el coleccionarlos, lo es mucho más su estudio y detectar tipos inéditos.

Un ejemplo de lo dicho podría ser el valor 1 REAL (imagen. 1) de la primera emisión de timbres de GIRO (1862-1866). De dicho valor sabíamos hasta hace poco, que se falsificó en dos ocasiones. Una de ellas tuvo su origen en Madrid (recientes investigaciones así lo demuestran) y fue impreso en tipografía (imagen. 2). La segunda fue oriunda de la Ciudad Condal y se imprimió en litografía (imagen. 3)

 

El falso tipo I se conoce de antiguo, viene referenciado en el catálogo de fiscales de Luis Alemany. Los detalles para su identificación son: Dibujo más tosco, impresión borrosa, la palabra GIRO, no guarda paralelismo con las lineas del cartucho, la «G» más próxima a la línea superior que el genuino y la «O» a la inferior. Fue impreso en tipografía.

 

El falso tipo II lo di a conocer públicamente en la conferencia impartida en la «I Expo Filatélica Bogotano-Madrileña. Forum de Sellos Fiscales y Enteros Postales (Madrid, 4-7 de septiembre 2014. Real Casa de la Moneda)» Para su identificación observaremos las diferencias que se dan entre el genuino y el falso: En la cruz de la corona, los leones y la granada del escudo, también en la «S» de la palabra «HASTA». Fue impreso en litografía.

Como colofon de la conferencia mencionada, hice hincapié en la posibilidad de que apareciesen nuevos tipos o que se pudieran complementar datos de los ya conocidos.

Revisando recientemente material de la primera emisión de GIRO, me llamó la atención una pieza (imagen 4). Había algo en ella que me parecía extraño y que no acababa de cuadrar respecto a los genuinos. He de puntualizar que el diseño, evolución del punzón y posteriores clisés con los que se confeccionaron los timbres genuinos de los diferentes tipos, los conozco muy bien. Dicho diseño fue utilizado para confeccionar las emisiones de POLICÍA de la Isla de Cuba hasta 1878 y se siguió utilizando en el 1879 en la de Puerto Rico.

De todos es sabido, que los diseños y punzones con los que se confeccionaban los timbres en la F.N.S.(Fábrica Nacional del Sello), podían ser polivalentes y de hecho lo fueron en numerosas ocasiones. Su versatilidad los hacia idóneos para múltiples adaptaciones, tales como pudieran ser: Cambios en los textos de los cartuchos superior e inferior, en el escudo, etc. A la vez que se podían acomodar, tanto para confeccionar los timbres de uso en la península como para los territorios de ultramar. Esta peculiaridad permitía, un control por parte de los responsables de la F.N.S., en su lucha contra las falsificaciones.

Observando el timbre da la imagen 4, uno se percata de que está impreso en tipografía como los auténticos y tiene todas las marcas de autenticidad de estos. De entrada nada hace sospechar de su condición de falso, en todo caso, se le podría atribuir una impresión poco esmerada, cosa que suele ser frecuente en muchos ejemplares genuinos.

 

Del porque se trata de un «Falso de Época» lo podremos analizar seguidamente:

Empezaremos por decir que el timbre de la imagen 4, difiere en tamaño de las áreas impresas con respecto a los genuinos (imagen.5), en el falso son mayores, tanto en horizontal como en vertical. En los auténticos, también se pueden dar pequeñas diferencias en el tamaño de la imagen, pero estas son achacables al papel. Factores como pueden ser: La dirección de la fibra, el calandrado y la humedad durante el proceso de impresión, pueden influir. En todo caso, nunca se pueden dar en los dos sentidos, horizontal y vertical.

Comprobado que el timbre en cuestión, tiene las marcas de identificación de los auténticos, surge la pregunta ¿Como habían conseguido un clisé tan perfecto los falsificadores? Dicha pregunta solo tiene dos explicaciones posibles. La primera de ellas es que lo hubiesen logrado por medios fotográficos, eso es, por fotograbado. Dicha opción es plausible. La tecnología del fotograbado se había empezado a desarrollar en Francia unos años antes. Aunque hay que puntualizar que tenía sus limitaciones en aquella época. Con dicha tecnología se falsificó el timbre de correos de 12 cuartos de la emisión de 1864 y el resultado fue mediocre.

En cuanto a la segunda, va por otro derrotero. Se trataría de una copia por moldeo de un clisé auténtico, copia sustraída fraudulentamente de la Fábrica Nacional del Sello por algún operario. Opción más factible, una vez observada la impresión y sabiendo que ya existían precedentes. Las copias por moldeo, se caracterizan por determinados aspectos en el acabado final de su impresión, los cuales había que localizar. Un examen exhaustivo me permitió detectar lo que es taba buscando: Líneas finas deformadas (imagen. 6), pequeñas muescas (imagenes. 7, 8 y 9) y puntos de color en zonas donde no deberían estar (imagen. 10), etc.

La incorporación de una pieza (imagen. 11) del mismo falso a mi colección, me permitió complementar datos. Tratándose de un bloque, ya podía hacerme una idea aproximada de como habían confeccionado los clisés los falsificadores. Pude constatar que el sello inferior izquierdo del bloque, había sido impreso con el mismo clisé que el falso de la imagen 4, tenia todas sus características y marcas (imagenes. 6 a 10). En los tres restantes, no se apreciaba una de las muescas, la de la imagen 8.

A la vista de las pruebas, no cabe la menor duda de que había detectado unos falsos de la primera emisión de GIRO. Falsos que no coinciden con la descripción de los dos tipos conocidos.

 

¿Se trata de un nuevo tipo de falso? Durante su estudio pude constatar, su semejanza con el diseño del tipo I tipográfico, aunque no se ajustaba a la descripción que se da del mismo para identificarlo. Dicha descripción es: «Dibujo más tosco, impresión borrosa, la palabra GIRO inclinada».Las imágenes de ambos falsos nos permiten, comprobar lo diferentes que se ven ambos.

Al falso de la imagen 4 no se le puede atribuir un «dibujo más tosco» tampoco una «impresión borrosa», todo ello se hace evidente observando impresiones esmeradas del mismo, como es el caso del bloque de la imagen 11.

En cuanto a la inclinación de la palabra GIRO, no es tan pronunciada (imagen. 12). En lo único que coinciden ambos, es que las áreas impresas son iguales entre ellos y de mayor tamaño que los auténticos.

 

Como conclusión tenemos la certeza:

  1. El falso tipo I tipográfico y el de la imagen 4 se confeccionaron a partir del mismo prototipo.
  2. Aunque ambos tuvieron un mismo origen, el acabado final del clisé y su impresión fue muy distinto.

Lo expuesto anteriormente plantea un dilema: ¿Como hay que catalogar el falso de la imagen 4? A nivel de coleccionar «Falsos de Época», lo más práctico seria el asignarle numeración, dadas las notables diferencias entre ambos. Eso sí, haciendo hincapié que los dos tuvieron su origen en el mismo prototipo. Como apuntaba al principio, el coleccionar y estudiar «Falsos de Época» puede ser de lo más gratificante, su estudio permite, el que afloren aspectos inéditos y sorprendentes de los mismos.

 

Sumando las francas de Santander
febrero 14, 2017
0
UAP-francas-santander0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de octubre de 2015 sobre unas cartas prefilatelicas de Santander

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-francas-santander1-RF

El examen individual de una pieza nos revela una información muy concreta. En caso de estar contextualizada en un conjunto su valor se maximiza. Esta obviedad del crecimiento exponencial y su efecto multiplicador, muy prodigados y tratados en otras disciplinas, son en cierto modo el quid que tienen muchas de las colecciones que, al margen de su suma de individualidades para desarrollar un tema, incorporan ciertos conjuntos que nos narran micro historias de particular interés y aportación. Veamos una ejemplo de ello por medio de 4 cartas prefilatélicas fechadas en Santander y dirigidas a Don Ignacio Perez de Soto en Madrid:

Las dos primeras están fechadas el 13 de septiembre de 1831 (figura.1) y el 2 de septiembre de 1834 (figura.2) llevan la marca “SANTR FRANCA” lineal en rojo con adornos y la indicación “Franca” en origen por parte del remitente. El primer beneficio del conjunto y su contraste es ver por la idéntica grafía de la primera que la segunda también se indicó como “Franca” por el remitente. La tercera carta fechada el 13 de marzo de 1834 (figura.3) además de la marca e indicación de franqueo se porteó con el fechador de llegada a Madrid al frente que se anuló por medio de un aspado en tinta de escribir. La cuarta pieza fechada el 29 de mayo de 1829 (figura.4), por si fuera poco, ostenta la marca de franqueo, el fechador porteador con los “7″ cuartos tachados y la indicación (esa sí a la llegada) “no es franca”, que nos advierte de su erróneo sellado.

Cada pieza ilustra el franqueo prefilatélico en Santander pero, en su conjunto, por sus avatares y evolución, la aportación resulta un extraordinario testimonio que rebasa el interés cántabro al mostrar distintas facetas del correo franqueado español. He aquí el resultado instructivo del valor del conjunto.

(texto-descripción de las imágenes)

Cuatro sobrescritos de Santander a Madrid circulados entre 1829 y 1834 con marca “SANTR FRANCA” con adornos e indicación “Franca” en origen. Las dos porteadas con el fechador de llegada a Madrid tachando los “7″ cuartos y una con la indicación “no es franca”

El sello de Giro y su falsificación
febrero 1, 2017
1
Giro-falso-Eco0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Fernando Cabello publicó en El Eco Filatélico y Numismatico en el mes de octubre de 2015 sobre la falsificación del sello de Giro.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

Giro-falso-Eco

 

 

Durante la celebración del 1er Fórum de Filatelia Fiscal, celebrado en Madrid los días 4-7 de Septiembre 2014, y coincidiendo con la I Expo Filatélica Bogotano-Madrileña, se impartió una conferencia, sobre el valor 1 REAL de la primera emisión de timbres de GIRO (1862-66).

En dicha conferencia se dio a conocer una falsificación inédita, o por lo menos que no ha sido referenciada por nadie.

El valor 1 REAL (Fig. 1) fue el que tuvo un mayor consumo, a consecuencia de ello, es en el que se dan más diferencias en el papel utilizado y en el color de la tinta.

De la primera emisión de GIRO se conoce y está catalogada (Catálogo de Fiscales de Luis Alemany.) una falsificación del valor 1 REAL. Falsificación impresa en tipografía, que se caracteriza por su impresión burda y por tener inclinada la leyenda GIRO.

Hace aproximadamente un año, detecté un falso de época (Fig. 3) del cual desconocía su existencia, al no venir referenciado en ninguna publicación y no haberlo dado a conocer nadie.

Se trata de una falsificación muy bien ejecutada, que se debió distribuir en la Ciudad Condal si nos atenemos al sello comercial que ostenta.

Su diseño y lo bien impreso que está (Litografía), hace que pase inadvertida su falsedad al ojo profano. Aunque una vez se saben las diferencias con el legítimo es muy fácil identificarlo. Para ello observaremos: El diseño de la cruz en la corona y el león son diferentes, también el de la granada y la “S” de HASTA.

Analizando ambos diseños el tipográfico distribuido en Madrid y el litográfico en Barcelona, hay indicios de que se pudieron falsificar otros valores. Todo un acicate para seguir investigando.

 

 

Anteprefilatelia. Marcas postales en la Barcelona de antes de 1717
enero 22, 2017
0
Anteprefilatelia-deCatalongne1716

Artículo de nuestro socio Esteve Domènech, publicado anteriormente en la revista de la Convención de Afinet celebrada en Barcelona en 2011.

Para un estudio más completo de estas marcas ver el discurso de ingreso en la RAHF del autor: http://www.acif.org.es/discursos-academicos-xxv/

*******************************************

El coleccionismo de la prefilatelia, por su complejidad y amplitud, a menudo se circunscribe a un periodo o contexto muy delimitado y, en base al mismo, el coleccionista acopia y desarrolla su colección. En este breve artículo se apunta otra faceta coleccionista ya que en Barcelona, entre otros lugares, se conoce el empleo de marcas postales anteriores y ajenas a la fecha clave de 10 de Enero de 1717 considerada la génesis de la prefilatelia en España.

En 1706, al morir sin descendencia el conde Juan de Tassis, último heredero de la línea directa, todos sus privilegios pasaron a la familia Vélez y Ladrón de Guevara, condes de Oñate. Sin embargo, Felipe V suprimió los monopolios tanto de los condes de Oñate como de los Galíndez de Carvajal, no sin el pago de importantes indemnizaciones, y logró con ello incorporar a la Corona “todos los oficios que por cualquier título, motivo o razón se hubieran enajenado o desagregado de ella” no excluyendo de ello el oficio de Correos. Así pues nace el Correo moderno en España y con él, las marcas postales usadas para distinguir los orígenes de las cartas al ser los destinatarios quienes pagaban su porte.

Pero eso tiene su precedente en la Barcelona de finales del siglo XVII con la pervivencia de escasísimos ejemplares de cartas que, sujetas al convenio postal hispano-francés de 1660, se identificaban con las marcas manuscritas “de barcellonne” o su abreviatura “de bar. ne”, aplicadas en Perpiñán para señalar la correspondencia procedente de Barcelona. Del primer caso tan sólo conocemos dos ejemplares y del segundo, tres.

Anteprefilatelia-barcellone1698

Sobrescrito fechado en Valencia el 30 de julio de 1698 con marca manuscrita “de barcellonne” Porteo manuscrito “10″ soles.

Anteprefilatelia-barne1699

Sobrescrito fechado en Barcelona el 15 de noviembre de 1699 con marca manuscrita “de bar. ne” Porteo manuscrito “10″ soles.

Estas marcas no se han estudiado ni recopilado en España con el debido aprecio y dedicación, especialmente por su temprano uso, carácter extranjero y extrema rareza que sí le ha dispensado cierta bibliografía extranjera (Lenain, Van der Linden y Chauvet, entre otros). En eso hay que disculpar a don Manuel Tizón y a su magna obra Prefilatelia Española al no reflejar este tipo de marcas y acotarse, como se indicaba al principio, a las marcas nacidas a partir de 1717. Eso sí, en su aportación posterior (2006) sobre las Marcas postales de los Ejércitos Franceses en España sí recopila las del correo militar que vienen a continuación.

El 25 de julio de 1713, a finales de la Guerra de Sucesión, llegaron las tropas felipistas del duque de Pópoli al mando de 25.000 soldados y empezó el asedio en Barcelona. Durante aquellos trece meses surgieron otras revueltas en todo Cataluña, pero fueron rápidamente reprimidas por el ejército de manera sangrienta. Después de un año de resistencia heroica de los barceloneses, Luís XIV sustituyó al Duque de Pópoli por el de Berwick, que llegó en julio del 1714 con un nuevo contingente de tropas. Aprovechando el desgaste del ejército catalán, capitaneado por Rafael Nebot y Antoni de Villarroel, las tropas de Berwick vencieron el 11 de septiembre y Barcelona finalmente capituló. Después de la caída de la ciudad se abolieron las instituciones y las leyes propias y se impusieron por la fuerza de las armas y por derecho de conquista las leyes de Castilla, que implicaban también la desaparición de la histórica división territorial del país.

Conocemos tan sólo tres ejemplos de cartas con el interesante encabezamiento “en el campo delante Barcelona” que evidencia la voluntad y testimonio sitiador de gran interés histórico y acompañadas de la marca de cuño “DE LARM• DE CATALOGNE” (de l’armée de Catalogne) es decir, del Ejército de Catalunya, presuponiendo la asunción de la territorialidad.

Anteprefilatelia-delarmdeCatalogne-1713

Sobrescrito fechado en “El campo delante Barcelona” el 24 de agosto de 1713 con marca “DE LARM• DE CATALOGNE” de 61 milímetros en negro. Porteo manuscrito “12″ soles.

A modo identificativo y complementario al uso de la marca de cuño también se empleó un marca manuscrita “De L. de Popoly” (de l’armée de Popoly), es decir, del Ejército del Duque de Pópoli, para identificar el correo del ejército sitiador. De esta rarísima marca de la que tan sólo se conocen dos ejemplares, ignoramos si su uso fue pretendido o accidental.

Anteprefilatelia-deLdepopoly-1713

Sobrescrito fechado en “el campo delante de Barcelona” el 25 de septiembre de 1713 con marca manuscrita “de L. de Popoly”. Porteo manuscrito “9″ soles,

Con posterioridad a la Guerra de Sucesión, resulta extraordinario conocer que, pese a la pérdida de todos los derechos y las instituciones de gobierno que tenía Catalunya, se mantuvo el acuerdo entre el Correo Mayor de Perpiñán, Monsieur de Beauford y don Rafael de Cortada, Correo Mayor del Principado de Cataluña, que desde 1660 establecía por Convenio, los importes fijados en libras catalanas y viceversa encajando cada uno la parte del gasto que les correspondiera.

De este modo, el correo se siguió cursando por vía catalana y se aplicó en Perpiñán un cuño de 48 milímetros con la leyenda “DE CATALONGNE”, es decir, De Catalunya que por lo erróneo de su factura, no cabe duda se talló en Francia. De ésta marca tan sólo se tiene constancia del ejemplar que sigue:

Anteprefilatelia-deCatalongne1716

Sobrescrito fechado en Barcelona el 8 de noviembre de 1716 con marca “DE CATALONGNE” de 48 milímetros en negro. Porteo manuscrito “14″ soles.

Por su extraordinaria rareza, su remarcable interés postal y su ineludible valor testimonial a nivel histórico, estos pequeños y preciosos retazos de la Barcelona anterior a 1717, bien legitiman su lugar entre las colecciones más permeables y menos ortodoxas. Espero que ésta sucinta presentación haya podido despertar el interés por este capítulo de ante-prefilatelia, y se usa este prefijo pero cualquiera es válido para designar este período que “va delante” de lo que nos es conocido y estudiamos.

Esteve Domènech

De Gijón a Madrid por la armée de Portugal
diciembre 11, 2016
0
uap-armeeportugal0-rf

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de septiembre de 2015 sobre una carta prefilatelica del armée de Portugal.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

uap-armeeportugal1-rf

MUY RAROS SON LOS TESTIMONIOS POSTALES de la “armée du Portugal” pues no exceden de cincuenta las cartas conocidas que se reparten las veinte marcas y colores diferentes que se conocen empleados. Con esta parca asignación cerca de diez ejemplares son piezas únicas.

Uno de los ejemplos más curiosos es esta interesante carta que corresponde a la segunda invasión francesa de Portugal a manos del Mariscal Massena. Fechada en Gijón el 3 de septiembre de 1810 y dirigida al Inspector de revisiones en Madrid (figura1). La circulación no sería nada extraordinaria pero sí su naturaleza militar puesto que está mandada por el Gobernador de las provincias de Santander y Asturias en la “armée d’espagne” (ver cabecera manuscrita del interior, figura 2). Por ello lleva la indicación “Service Militaire” y además el refrendo con la franquicia del inspector que se repite en forma de cuño imperial en el reverso (figura 3). Al mismo tiempo ostenta la marca “N°14./ ARM. DE PORTUGAL” en negro, único ejemplar conocido. Sin mención de porteo por tratarse de una misiva en franquicia aunque visiblemente transportada por la “poste aux armées” dentro de la península. Circunstancia también excepcional ya que se trata de la única carta conocida de los ejércitos franceses en Portugal con origen y destino en España. Los escasos ejemplos que perviven hasta nuestros días son cartas de soldados franceses a sus familias como de costumbre en todas las invasiones napoleónicas en Europa.

(Figura. 1.) Sobrescrito fechado en Gijón el 3 de septiembre de 1810. Marca Nº14/ ARM. DE PORTUGAL” en negro. Franquicia de cuño del “Inspecteur aux revues” Duchaume en rojo. Única conocida.

Recibos y Cuentas. Reconstrucción del molde de contraseñas del pliego de Cuba
octubre 6, 2016
0
recibos-cuentas0-rf

Reproducimos el artículo que nuestro socio Fernando Cabello publicó en RF- Revista de Filatelia en el mes de septiembre de 2015 sobre las contraseñas impresas sobre los timbres de recibos y cuentas de Cuba.

Este artículo también fue publicado en español e ingles en la Revista de Filatelia Cubana (Journal of Cuban Philately) en el numero de Octubre-Diciembre de 2015.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

recibos-cuentas1-rf

recibos-cuentas2-rf

recibos-cuentas3-rf

Nota sobre el plancheo:

En la composición de la plancha de las contraseñas que se ilustra a continuación, el tipo y posición está correctamente descrita encima de cada contraseña; pero para simplificar la composición de la plancha, se ha usado la misma ilustración de cada tipo de diseño para todas las posiciones en que éstos aparecen en la plancha, sin atención a su correcta orientación. El número debajo de cada sobrecarga es su posición general en la plancha seguido de su fila y columna entre paréntesis.

recibos-cuentas-plancha-rf

 

El incendio que se produjo en la noche del 9 al 10 de abril de 1883, en los almacenes de la Intendencia de Hacienda en La Habana, pretendía enmascarar un desfalco o robo continuado de Timbres del Estado. Lo que motivó que la DIRECCIÓN GENERAL DE HACIENDA DE LA ISLA DE CUBA, diese la orden de habilitar los timbres existentes en las expendedurías de la isla, con una contraseña (Imagen. 1), para certificar su legitimidad e invalidar los que habían sido sustraídos. Según consta (Imagen. 1), se habilitaron cinco tipos de Timbres del Estado, de los cuales en dos de ellos, los de CORREOS y TELÉGRAFOS se conoce la posición que ocupaba cada contraseña en los diferentes moldes, con los cuales se imprimieron los pliegos.

En los timbres de RECIBOS Y CUENTAS, son conocidas la mayoría de las peculiaridades de las contraseñas que se pueden observar en los sellos. No así, el lugar que estas ocupaban en el molde, al no haberse emprendido el estudio del pliego completo, hasta el presente.

El pliego (Imagen. 2) antes de efectuarse la impresión de las contraseñas constaba de: Número de pliego, cabecera con texto “CUBA.— RECIBOS Y CUENTAS.— 100 sellos de 25 céntimos de peso.” Y un clisé (plancha) de 100 sellos.

La impresión de la habilitación con las contraseñas se llevó a cabo, mediante un molde de galvanos y tipos móviles de imprenta. Los 100 clisés (galvanos) pertenecían a seis tipos (modelos) diferentes y fueron colocados de forma aleatoria. El texto «25 C. P.» se confeccionó con tipos móviles de imprenta.

El proceso de composición e impresión de las contraseñas, se llevó a cabo sin mucho rigor, ello se puede constatar al comprobar la inclusión de algunas de ellas que no figura en el impreso (Imagen. 1) facilitado a las expendedurías. Las contraseñas que se utilizaron fueron las siguientes:

recibos-cuentas-tipos-rf

Al haberse obtenido la impresión de las contraseñas de galvanos (clisés) individuales, a los cuales se les había incorporado un adorno o cifras, ello propició que se dieran numerosas variantes (subtipos).

Para una mejor comprensión de lo dicho, analizaremos cada modelo de galvano, su diseño y sus peculiaridades.

 

TIPO 1 y 1a

El recuadro del centro era una reserva (hueco), en la cual iba insertado un adorno tipográfico. Dicho adorno puede darse en dos posiciones: Horizontal (Tipo 1) o Diagonal (tipo 2)

Además recibos-cuentas-tipo1-rfde lo antedicho, existen unas características en el diseño que nos permiten saber en qué posición se colocó el galvano. Para ello observaremos las esferas en los tallos de las hojas (1) y que el de la derecha no tiene continuidad hasta el recuadro (2). También se da un tallo (izquierda) que termina en esfera (3). Así, el galvano puede aparecer en dos orientaciones.

 

TIPO 2

En los galvanos (clisés) empleados del tipo 2, se llevó a cabo una manipulación mecánica, que consistía en crear zonas de reserva donde introducir tipos móviles de imprenta. En este caso las cifras 1, 8, 8, 3. En dicha operación se dañaron algunas zonas (líneas) del galvano y también dio lugar a que se dieran errores en la colocación de las cifras (Imagen. 4 y 5)

Independientemente de lo dicho, hay que tener presente en qué posición se colocó el galvano, para ello observaremos que en la parte inferior falta parte del acabado por haberse limado (1) y que la forma romboide (2) difiere en simetría de las otras tres que se dan en el diseño. Las posiciones que se pueden dar son cuatro:

recibos-cuentas-tipo2-rf1.- Posición normal (la de la Imagen. 3)

2.- Giro de 90°

3.- Giro de 180°

4.- Giro de 270°

En cuanto a lo que concierne a las cifras, estas se colocaron en las zonas de reserva, ajustándose a los espacios existentes, de ahí que existan pequeñas diferencias en la distancias entre las cifras y las partes lineales del galvano.

En el tipo 2 se han observado dos errores de composición de las cifras: 8883-1888 (Imagen. 4) que se localiza en la posición 14 (2-4) del pliego y 2883-1883 (Imagen. 5) en la posición 17 (2-7).

 

TIPO 3

En los galvanos del tipo 3 se dan idénticas peculiaridades que en el tipo 2: Diferentes posiciones del galvano, múltiples ensamblajes de las cifras con respecto a este, etc.

Para identificar la posición observaremos: La voluta derecha del adorno superior termina en una línea, igual le sucede en la derecha del diseño (1). Las dos circunferencias de la esquina superior derecha del recuadro están más próximas que el resto (2). Las posiciones que se pueden dar son cuatro:

recibos-cuentas-tipo3-rf

1.- Posición normal (la de la Imagen. 6)

2.- Giro de 90°

3.- Giro de 180°

4.- Giro de 270°

 

 

TIPO 4

Al igual que en los tipos 2 y 3, son similares las peculiaridades se dan en el tipo 4. Se puede saber la posición del galvano (Imagen. 7) observando su parte izquierda, en cuya zona uno de los tallos carece de bolita (esfera) (1), Las posiciones que se pueden dar son cuatro:

recibos-cuentas-tipo4t-rf

1.- Posicion normal (la de la imagen 7)

2.- Giro de 90°

3.- Giro de 180°

4.- Giro de 270°

 

En el tipo 4 se dieron dos errores, dichos errores se produjeron al no colocar el galvano de forma correcta. Una visión superficial nos puede hacer creer que se diese por una errónea colocación de las cifras. No fue este el caso, como podremos comprobar seguidamente.

En la colocación de las cifras se siguió el siguiente orden, independientemente de donde estuviese(n) la(s) marca(s) identificativa(s): En Ia parte superior e inferior, se introdujeron en las zonas de reserva el I y 3 con la cabeza hacia el centro y el cran afuera, en los laterales 8 y 8 con el ojal menor hacia el centro. Dicha disposición permitía que independiente del giro que se le diera al galvano se pudiese leer 1883.

La posición habitual de los galvanos del tipo 4 es la de la imagen 8, dicha posición es la que venía como muestra para contrastar en el pliego distribuido por la “DIRECCION GENERAL DE HACIENDA DE LA ISLA DE CUBA” (Imagen. 1). Así pues, los dos errores 8318-8318 que se localizan en las posiciones 70 (7-10) (Imagen. 9) y 87 (9-7) (Imagen. 10) en el pliego, fueron consecuencia de una incorrecta colocación del galvano.

recibos-cuentas-tipo4v-rf

 

TIPO 5 y 5a

Al igual que en el tipo 1 y 1a, el recuadro del centro era una reserva (hueco), en la cual iba insertado un adorno tipográfico. Dicho adorno puede darse en dos posiciones: Diagonal (tipo 5) o Horizontal (tipo 5a)

Además de lo antedicho, existen unas características en el diseño que nos permiten saber en que posición se colocó el galvano.

Para ello observaremos que en el lateral izquierdo hay un punto o bolita, mientras que en el derecho son dos (Posición 1). La segunda posición que se da es consecuencia del giro de 180º del galvano.

recibos-cuentas-tipo5-rf

 

recibos-cuentas-tipo6-rf

TIPO 6

La contraseña del tipo 6 no viene reflejada en el pliego que distribuyó La Direccion General de Hacienda (Imagen. 1). Su no inclusión en el mismo, plantea incógnitas de como se confeccionó el molde y posterior impresión. Al igual que en el resto de contraseñas, esta también tiene ciertas características en su diseño, la mas visible y evidente es la falta de continuidad en una linea (1). Solo se incluyó un galvano del tipo 6 y se localiza en la posición 44 (5-4) del molde de 100.

 

CONSIDERACIONES FINALES SOBRE LAS CONTRASEÑAS UTILIZADAS EN LOS TIMBRES DE RECIBOS Y CUENTAS

Lo primero que llama la atención, es la colocación de forma aleatoria de los distintos tipos que configuraron el molde, cosa que no ocurrió en los de CORREOS y TELEGRAFOS. Otro aspecto que llama la atención son los diferentes estados de conservación de los galvanos (clisés) empleados, los hay en un estado óptimo, sin embargo otros están muy deteriorados y sucios, tanto es así, que resulta difícil ver los detalles del diseño. Observando todo el conjunto de la confección del molde y la impresión del mismo, se extrae la conclusión que todo el proceso se realizó con premura y escaso esmero. Como resultado de ello es la excesiva presión en algunos clisés y falta de ella en otros, obviamente porque no se comprobó su altura.

Para finalizar, mi agradecimiento a los coleccionistas Ernesto Cuesta y Rafael Macarron por la ayuda prestada, al facilitarme imágenes del material de sus colecciones.

Fernando CABELLO

La menor pieza de nuestra historia postal
septiembre 11, 2016
0
uap-menorpieza0-rf

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de julio-agosto de 2015 sobre una carta prefilatelica que podria ser la carta de menor tamaño conocida de la historia postal española.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

uap-menorpieza1-rf

A menudo son difíciles de acotar los criterios que debieran regir algunas de nuestras especialidades y facetas en el coleccionismo de la historia postal. En alguna ocasión, por escasez o desconocimiento y otras por no haberse consensuado la arbitrariedad de su coleccionismo. Lo propio ocurre con las cartas de pequeño formato. Cartas pequeñas, a veces minúsculas, que algunos han incorporado como curiosidades en el grueso de sus colecciones de otros aspectos postales y muy pocos han atesorado como colección en sí.

En esta ocasión presentamos la que, con mucha probabilidad es la pieza más pequeña de nuestra historia postal: una carta fechada en Jerez (de los Caballeros) el 31 de mayo de 1767 dirigida a Manuel Rebollo en Valencia. Firmada por el Marqués de Rianzuela sobre la entrega y recibo de 24 fanegas de trigo. La carta que, en su plegado original, no alcanza ni una superficie de 11 centímetros cuadrados; 54 milímetros de base por 20 de altura es su tamaño:

(En la imagen): Comparación del sobrescrito con un ejemplar del 4 cuartos de 1854

El tamaño es el primer obstáculo. Por la experiencia al contrastar tamaños de ejemplares F. Graus propuso en 2011 que “… cada uno de sus lados no excedería los 7,017 cm. …” si bien admitía “..una tolerancia no superior al 1% de los 50 cm2″. Considero que es en la superficie total dónde realmente hay que fijar el límite a una carta de pequeño formato. Su magnitud no debe alcanzar los 51 cm2. Desplegada o abierta puede tener cualquier dimensión: Espero que esta breve nota presentando la menor pieza (¡en tamaño,…que no importancia!) de nuestra historia postal aunque acarreada fuera de valija.(1)

Animo a quienes la lean, medidor en mano, a ver si encajan los tamaños de esas cartas más pequeñas que tienen en sus colecciones y si el número de misivas encontradas permite segregarlas como nueva colección. Yo tuve que revisar más de 16000 cartas para dar con la veintena escasa de ejemplares con los que formé la colección de F. Graus. Os deseo más suerte.

(En la imagen): A la derecha, interior de la carta con el texto rubricado por el Marqués de Rianzuela

_________________________________________________

Nota del autor:

(1). Para las transportadas por el correo se exigieron unas medidas mínimas que difícilmente se incumplían.