Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
Artículos
Artículos de opinión y réplica
Artículos y estudios de investigacion
Catálogos y publicaciones
Exposiones Internacionales
Exposiones Nacionales
Sin categoría
Israel 2018 – Palmarés
Israel2018-logo2

Del 27 al 31 de mayo de 2018 se celebró en Jerusalem (Israel) la Exposición Mundial, “Israel 2018″ en la que participaron 3 colecciones españolas y 1 participación en literatura.

En ella participó nuestro socio Esteve Domenèch con el siguiente palmarés:

“The Franciscan custody of the Holy Land: 1655 – 1847, a postal history approach” . Medalla de Vermeil (82 puntos) en la categoría de historia postal.

Franciscan-custody-1

Franciscan-custody-2

Franciscan-custody-5

Franciscan-custody-10

Reconstrucciones de bloques reporte: el valor de la suma
abril 16, 2018
0
UAP-Reconstrucciones-bloque-rep0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de septiembre de 2016 sobre la reconstrucción del bloque reporte del 6 cuartos de 1850.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-Reconstrucciones-bloque-rep1-RF

UAP-Reconstrucciones-bloque-rep2-RF

Seguramente el 6 cuartos de 1850 es el sello más apreciado por nuestro coleccionismo. No sólo por ser el primer sello y por la algarabía que supuso el deberlo obliterar en sus primeros meses de existencia con cualquier matasellos al uso. La profusión de marcas es extraordinaria, pero también uno de sus principales atractivos es su sistema de impresión que al ser por litografía da lugar a múltiples variedades y a la posibilidad de asignar cada una de las posiciones del bloque reporte. Conocemos dos de ellas, la primera comúnmente llamada plancha I, formada por bloque reporte de 24 tipos y la segunda, la plancha II, con el bloque reporte de 40 tipos distintos. Ello ha propiciado un singular y endémico coleccionismo que son las reconstrucciones de estos bloques.

Ha querido la afición no sólo conformarse con mezcolanzas de obliteraciones, sino que se han coleccionado por tipos de marcas obliterantes. De ahí que tanto en el reporte I como en el II, los 24 ó 40 tipos vayan ostentando el mismo tipo de marca con distinto grado de dificultad y en eso estriba el dedicarse a las reconstrucciones de los bloques reporte.

Aparentemente puede parecer algo de poca significación, pero los intentos inconclusos de muchas reconstrucciones jamás terminadas nos pueden dar idea de su dificultad. Al mismo tiempo, algunas marcas a todas luces asequibles en sello suelto, conforman en una reconstrucción completa una pieza única y de gran valor. Sirva el ejemplo de la marca prefilatélica de abono “CA” entrelazada en azul de Córdoba (Figura 1). Una reconstrucción de este anagrama que ha durado alguna decena de años y sólo se ha logrado una vez.

Otra muestra de su dificultad es la reconstrucción de la parrilla de Madrid sobre el segundo reporte (Figura 2), del cual estoy a un solo ejemplar de terminar desde hace varios años. Aprovecho estas líneas para trasladar a quien pueda tener la posición 33 a comunicarlo, pues ofrecería por este ejemplar otros 6 al cambio.

La tentación de falsear algún tipo para terminar rápido este entretenido menester puede existir, pero la recompensa de saberse no hacedor de trampas al solitario gratifica mucho más. También reporta el reporte la satisfacción de añadir elementos simples a un conjunto, es decir, el valor de la suma.

La falsificación del Timbre de Recibos y Cuentas
Recibos-cuentas84-Eco0

Reproducimos el artículo que nuestro socio Fernando Cabello publicó en El Eco Filatélico y Numismático en el mes de septiembre de 2016 sobre la falsificación del timbre de 25 céntimos de peso para Recibos y Cuentas utilizado en Cuba.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

Recibos-cuentas84-Eco1

En la última década, son numerosas las falsificaciones de época detectadas en los Timbres del Estado, usados en Cuba. Además de las tasas para el servicio de CORREO y DERECHO JUDICIAL, ya conocidas. Han ido apareciendo otros timbres falsos para sufragar otras tasas.

Los timbres de RECIBOS Y CUENTAS, fueron objeto de atención por parte de los falsificadores y se falsificaron varias emisiones. El que fuese así, entraba en el modus operandi, máximo beneficio con el mínimo riesgo. Una peseta veinticinco céntimos o veinticinco céntimos de peso a partir de la emisión de 1882, era una cantidad nada desdeñable para la época. Además, los timbres de RECIBOS Y CUENTAS no comportaban tanto riesgo de ser detectados por las autoridades, como por ejemplo los de correo. Los timbres de correo podía detectarlos algún empleado, durante el proceso de clasificación, distribución o entrega. En cambio los de RECIBOS Y CUENTAS, no trascendían más allá del archivo en que se guardaba el documento en que iba adherido. En general son imitaciones muy bien ejecutadas las que consiguieron los falsificadores, de ahí que hayan pasado inadvertidas. Especialmente las impresas en litografía, las cuales rayan la perfección, tanto desde el punto de vista del diseño como del acabado final de impresión. No se puede decir lo mismo de la única que me es conocida impresa en tipografía, la cual adolece de un pésimo acabado en la consecución del grabado (clisé), lo que le confiere un aspecto tosco.

A continuación trataremos la falsificación impresa en tipografía. En concreto, el sello de 25 céntimos de peso, emitido en 1884. Dicha falsificación no ha sido referenciada en artículo o publicación alguna (que a mí me conste). Aunque hay la evidencia de que era conocida por el experto Enrique Soro Bergua (1934-2010). Dicha evidencia se basa, en la inclusión de un espécimen marguillado por él y que formaba parte de una colección de falsos de época, vendida en pública subasta hace unos años.

Comparando la imagen del sello genuino (imagen 1) y la del falso (imagen 2) las diferencias son evidentes. El color del sello permitía disimular el pésimo acabado. El sello genuino fue impreso en tipografía en la FNS y los pliegos eran de cien ejemplares. Diseño idéntico al de 1882, la única diferencia entre ambos consistía en el color, el de 1882 estaba impreso en tinta marrón y rosa en 1884.

El sello falso es un prototipo original y fue impreso en tipografía. Se ignora todo lo referente al pliego, tamaño del mismo, número de sellos que lo conformaban, etc.

Las diferencias con respecto al genuino son:

1) Menor tamaño.

2) Papel de tono ligeramente tostado.

3) Tinta de color rosa de tono rojizo.

4) Impresión tosca, ausencia de numerosos trazos y falta de definición (ver detalles). Se conoce en estado nuevo, usado fiscalmente y adherido a documento.

Desinfección durante el Gobierno Provisional
marzo 5, 2018
0
UAP-Desinfeccion-Gob-provisional0-RF

Reproducimos el artículo que nuestro socio Esteve Domènech publicó en RF- Revista de Filatélia en el mes de julio-Agosto de 2016 sobre las marcas utilizadas en la correspondencia del Lazareto de San Simón.

(*) Al final de la entrada se encuentra el texto extraído del artículo.

UAP-Desinfeccion-Gob-provisional1-RF

UAP-Desinfeccion-Gob-provisional2-RF

Debido a la probada creencia que ciertos tipos de enfermedades, por causa de la insalubridad y contagio, se podían transmitir fácilmente por diversos medios, ya de muy antiguo se propuso un sistema de defensa de las epidemias mediante el uso de lazaretos, cuarentenas, cordones sanitarios, patentes marítimas y fumigaciones. Así la correspondencia, por el papel en que estaba escrita, resultaba un medio idóneo para dicha propagación. De ahí que a partir del siglo XVIII en España, se impusiera la obligación de desinfectar las cartas durante los periodos de epidemia. La desinfección, en aquel momento, consistía en sumergir los sobrescritos en un recipiente con una solución usualmente a base de vinagre y, a menudo se practicaban unos cortes para que penetrara mejor el desinfectante sin dañar mucho la escritura, aunque a menudo se corría parte de la tinta o se acartonaba el papel, dificultando a veces la apertura o incluso la lectura de los sobrescritos.

Abundantes fueron las quejas sobre esta práctica ya en el siglo XVIII pero en el período que nos ocupa se seguían practicando. No resulta muy difícil dar con alguna carta con corte de desinfección entre las dirigidas a Italia con franqueo de 200 milésimas. Lo que sí resulta menos habitual son los matasellos relacionados con la desinfección. El afamado lacrador en negativo de la estación de telégrafos del Lazareto de San Simón es el más ilustrativo. Sólo se conoce un ejemplar en carta y escasísimos sellos sueltos del valor de 50 milésimas con dicha marca en rojo (Figura 1) o en negro (Figura 2). Asimismo y justo antes del empleo de esta marca se conocen poquísimas cartas fechadas en el Lazareto de San Simón (Figura 3) que fueron obliteradas circunstancialmente con un “1″ (Figura 4) de porteo de origen prefilatélico en rojo, atribuible a Vigo por carecer de otro matasellos.

El texto de la carta fechada el 11 de julio de 1870 (Figura 5) nos narra la ventura que “Por razón de traer la patente limpia he podido conseguir con este Director hacer solamente tres días de cuarentena”, evidenciando el confinamiento del remitente por razones sanitarias. La desinfección del correo por incisión se practicó al menos hasta 1900, si bien escasean muchísimo las piezas a partir de 1875.

 

Figura 3. Sobrescrito fechado en el Lazareto de Vigo el 11 de julio de 1870 a Málaga. Franqueado con 50 mils. ultramar matasellos prefilatélico “1″ de porteo triplemente aplicado en rojo atribuible a Vigo